Aparcar Moto Ciudad
23Abr, 21 abril 23, 2021Movilidad

Silenciosa, autónoma, cómoda, de mantenimiento sencillo o casi nulo, con poco consumo y ecológica. Si a esta lista de ventajas de las motos eléctricas le sumamos la facilidad de aparcar, incluso en las calles de las grandes urbes, este tipo de vehículo se convierte en la solución ideal para hacer frente al caótico tráfico de las ciudades más pobladas de nuestra geografía.

Pese a que aparcar y moverse con una moto eléctrica es mucho más rápido y sencillo que desplazarse en coche, a la hora de estacionar tu vehículo de dos ruedas no todo vale. Si no quieres tener una sorpresa desagradable, toma nota de estos tips para para aparcar tu moto y las normativas de las principales ciudades españolas. ¡Que no se diga que no hemos avisado!

🛵 Dónde aparcar tu moto en la ciudad: consejos generales

 

  1. Parking para motos. Empezamos por lo básico y, aunque parezca lógico, a veces se suelen encontrar motos en plazas destinadas a coches. Antes de dejar la moto tirada en cualquier sitio, vale más asegurarse y buscar un estacionamiento con plazas para vehículos de dos ruedas.
  2. Zona de bicis. Puede resultar tentador encontrar un espacio libre para el aparcamiento de bicicletas que, justo, quepa tu moto. Sin embargo, y pese a las similitudes de una moto con su ‘prima’ bicicleta, son vehículos totalmente distintos, con regulaciones diferentes. Así que, si tienes un vehículo de dos ruedas con motor (como una moto o ciclomotor), no puedes aparcar en un área reservada para bicicletas. Se siente…
  3. Acera. Sí, pero cuidado. ⚠️ Por norma general, queda prohibido el aparcamiento de motos en aceras, paseos y otras zonas peatonales. No obstante, la ordenanza municipal puede permitirlo, con algunas restricciones. En ese caso, el Ayuntamiento es el responsable de regular su parada y estacionamiento, por lo que debes estar muy atento a las señales de la zona. A continuación, te contaremos cómo aparcar en la acera, según la legislación municipal.

🏍 Cómo aparcar tu moto en ciudad: qué dice la legislación municipal

 

Como hemos dicho, algunas ciudades permiten aparcar en la acera siguiendo algunas restricciones. Eso es lo que recoge el reglamento de las principales ciudades de España.

  1. En la capital española, las ordenanzas dictan que solo está permitido aparcar en la acera en caso de que esta tenga una anchura superior a 3 metros y no sea considerada especialmente protegida para el uso peatonal, como la Gran Vía. Si la acera tiene entre 3 y 6 metros, la moto debe ser estacionada de forma paralela al bordillo y, si mide más de 6 metros, podrías aparcarla en batería o semibatería, no olvidándose del sentido común: evitar la cercanía con las paradas de autobús, las zonas destinadas a personas con movilidad reducida, etc.
  2. Básicamente, las normativas de la Ciudad Condal son similares a las de Madrid, priorizando siempre el aparcamiento exclusivo de motos frente al estacionamiento en la acera.
  3. Málaga. Salvo que la señalización lo indique de forma explícita, solo se permite el aparcamiento en las zonas habilitadas para motos. El estacionamiento en la acera es admitido únicamente cuando hay una zona indicada para ello y cuando, al hacerlo, se deja un margen de 80cm del bordillo y solo si los coches tienen permitido el aparcamiento junto a ese margen de la acera.
  4. San Sebastián. De momento, la normativa municipal de Donostia-San Sebastián no contempla la posibilidad de aparcar legalmente en las aceras de la ciudad. Para compensarlo, ofrece descuentos en las zonas de aparcamiento reglado.
  5. Para aparcar en la calzada en Valencia hay que tener en cuenta el siguiente orden de prioridad: 1) al principio y final, las calles cuentan con una zona destinada al aparcamiento de motocicletas; 2) en caso de que estuviese lleno, se podría aparcar en la acera, sin ocupar más de 1.3 metros de espacio; 3) si no hay espacio o alternativas cercanas, se podía estacionar en la calzada en las mismas condiciones que en la capital madrileña.

🌆 Más consideraciones para aparcar en las grandes ciudades (y en las pequeñas también 😉)

 

Que tu moto sea sencilla de manejar no la convierte en un vehículo apto para dejarlo en cualquier sitio. Dicho eso, antes de estacionar tu motocicleta, ten en cuenta estas consideraciones de sentido común para no obstaculizar el espacio público, causar molestias y tampoco recibir una sanción.

  1. No te pegues a la pared. Está prohibido hacerlo y, además, podrías obstaculizar el paso a una persona invidente, por ejemplo.
  2. Olvídate del mobiliario urbano. Puede resultar tentador y un apoyo perfecto para tu vehículo, pero las farolas, bancos, postes, etc., no pueden ser utilizados como base para el aparcamiento de tu motocicleta. Podrías estacionar junto a un elemento natural, como un árbol, pero sin utilizar ningún elemento de sujeción, como una cadena o candado.

Consejo extra: A las zonas reservadas, ni mirar. Carga y descarga, zona de transporte público… aunque resulte tentador, las zonas reservadas son, como el propio nombre lo indica, reservadas. Si no están destinadas a las motocicletas, ni te acerques.

Aunque existen algunas restricciones para aparcar en las grandes ciudades con una moto, siempre será más sencillo estacionar una motocicleta en lugar de dar vueltas para encontrar una plaza de parking para un coche. ¿Lo dudas? Te invitamos a probar una de nuestras motos eléctricas para que compruebes, de primera mano, lo sencillo que es manejarla ¡y estacionarla!

Añadir comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

catorce − 14 =